Estructura de una página web

octubre 11, 2017

Estructura de una página web

Cuando vamos a comprar un carro tenemos un mínimo conocimiento de lo que tiene, esperamos que nos vendan algo con cuatro ruedas, un motor, que pueda frenar y un interior cómodo para sentarnos. Con los sitios web no pasa lo mismo y por eso a veces nos da temor dar el paso para contratar ese servicio tan esencial para la empresa. Este post pretende dar una idea general de los componentes necesarios para que una página web sea publicada en internet.

Los tres componentes básicos que se deben tener para que un sitio web esté en internet son: un nombre de dominio, un alojamiento web y unos archivos con el diseño y código de la página:

Nombre de dominio

Usted debe estar familiarizado con los nombres de dominio pues seguramente los usa a diario, facebook.com, google.com, twitter.com, etc. Estas son direcciones web que podemos comprar con algún nombre que se identifique con nuestra empresa o proyecto que queramos publicar en internet. Los nombres de dominio se dividen básicamente en dos clases: dominios genéricos (.com, .net, .org, etc) y  dominios territoriales que para el caso de Colombia pueden ser algunos como .co, .com.co, .edu.co, etc. La recomendación es que siempre que sea posible intentemos comprar nombres de dominio genéricos y evitar el uso de guiones y nombres muy largos que concadenen las mismas letras en algún momento. Los dominios territoriales se convierten en una buena opción cuando los dominios genéricos ya se encuentran registrados. Los nombres de dominio se registran por periodos mínimos de un año y deben ser renovados para no perder su propiedad.

Es muy importante ser consiente que el nombre de dominio es propiedad suya o de su organización y en algunos casos puede tener un valor de propiedad intelectual muy alto. No permita que sus nombres de dominio los registren bajo la propiedad de otra persona u organización. Exija que los datos del registrante y el contacto administrativo coincidan con los suyos.

Alojamiento web

Cuando ya hemos registrado un nombre de dominio, debemos indicarle que los archivos de nuestra página web se encuentran ubicados en algún servidor para que estos puedan ser consultados por los usuarios finales.

Un alojamiento web es un espacio en una máquina configurada para estar conectada a internet en todo momento y entregar la información que los usuarios le pidan, a estas máquinas las conocemos como servidores de internet.Hay miles de empresas en el mundo dedicadas a prestar este tipo de servicio y normalmente quien le haga una oferta para diseñar su página web, le indicará en dónde pretende alojarla.

Estructura, diseño y programación

Cuando ya hemos registrado nuestro nombre de dominio y tenemos un espacio en internet para alojar nuestra página, es necesario contratar el servicio de diseño y programación de nuestro sitio web. Normalmente el proceso de creación incluye dos etapas: la etapa de estructuración y diseño que es cuándo decidimos que tipo de información queremos publicar, cómo la queremos mostrar y que "habilidades" (funcionalidades) queremos darle a los usuarios; por ejemplo la capacidad de escribirnos desde un formulario, o localizar nuestra ubicación en un mapa de Google. La segunda etapa es la de programación, en la que un programador toma el diseño y la estructuración de la primera etapa y la convierte en un código capaz de ser comprendido por los servidores de internet y entregar la información a los usuarios finales a través de los navegadores.

Igual que un carro se compone de ruedas, motor, frenos y asientos y no por eso lo hacemos nosotros mismos en el garaje de nuestra casa, tampoco deberíamos dejar en manos inexpertas la creación de nuestros sitios web.

Comentar esta publicación

¡No espere más! estamos listos para entregarle un producto profesional que le ayudará a aumentar sus ventas y llegar a más clientes potenciales. Compártanos su idea y permítanos asesorarlo en su proyecto web.